Quiénes somos

Cuevas digitales

Nace como una extensión de los servicios de la empresa GIM Geomatics, con el fin de ofrecer un contenido específico en el Sistema Gestor de Cuevas.

Principios de Cuevas digitales

Investigación

Conservación

Difusión

¿Por qué hemos creado un sistema de gestión de cuevas?

Nuestro sistema de gestión RACIM (Rockart Cave Information Modeling) tiene como objetivo principal favorecer la sostenibilidad y la conservación de las cuevas y está estructurado en 10 dimensiones que representan cada fase descriptiva de su ciclo de vida.


Al proporcionar datos cuantitativos sólidos y confiables, basados en análisis detallados, ofrecemos una poderosa herramienta de toma de decisiones para los responsables de la gestión del patrimonio dejando atrás las inferencias limitadas derivadas de estudios puntuales y metodológicamente limitados.
Ahora, podemos tomar decisiones fundamentadas en información precisa y completa, lo que nos permite abordar los desafíos de conservación de manera más efectiva.

La centralización de toda la información de una cueva en nuestro sistema de gestión tiene una serie de ventajas sobre la de otros:

Mejora de la planificación y gestión

Almacenar todos los datos relacionados con el proyecto de una cueva en un sistema centralizado permite a los administradores y gestores acceder a toda la información que facilite la toma de decisiones relacionadas con el espacio.

Optimización de la seguridad

El acceso a datos detallados sobre las cuevas y su geología permite una mejor comprensión del espacio y, por tanto, ayuda a que los equipos que se adentren en la cueva estén preparados de forma óptima.

Conservación y protección del medio ambiente

Gracias a la monitorización y el registro de los datos sobre las características ambientales en el sistema de gestión, se puede implementar medidas que ayuden a proteger el ecosistema y evitar posibles daños ambientales.

Facilita la investigación científica

Un sistema de gestión de cuevas centralizado permite al investigador el acceso a los datos de una manera más sencilla y directa.

Eficiencia operativa

Disponer de datos precisos y actualizados facilita la logística y la gestión de recursos de la cueva. Como consecuencia, el tiempo de trabajo se reduce y se minimizan los costes.

Registro histórico y seguimiento de cambio

Tener un sistema gestor de cuevas permite mantener un registro histórico de todos los datos y rastrear los cambios desde los inicios del proyecto. Esto ayuda a identificar patrones y tendencias a largo plazo y a la toma de decisiones sobre la gestión y conservación de la cueva.

Facilita la comunicación

La centralización de los datos en nuestro sistema permite que las partes implicadas en el proyecto puedan acceder a la información de forma igualitaria mejorando la comunicación entre ellas.